martes, 3 de diciembre de 2013

La Luna: Un mundo de emoción

Ay Ay Ay  hablar de la luna
Ay Ay Ay hablar de nuestros instintos, de nuestras emociones, de esa sensación en la panza cuando algo externo o interno nos toca fuerte, para bien o para mal!
Ay Ay Ay nuestro inconsciente que trabaja 24 horas los 365 días del año tratando de colarse en nuestra vida diaria para que tomemos conciencia de que somos mucho más que la pantalla donde vemos reflejada la película de nuestra vida
Ay Ay Ay nuestro pasado que nos atrapa para que sigamos repitiendo conductas que nos dan seguridad pero que no nos permite ver una realidad cambiante.
Ay Ay Ay nuestra familia y nuestra imagen materna que nos ha nutrido de esos patrones, con los que reaccionamos automáticamente, porque es lo que “mamamos” desde siempre y a nuestra manera.
Si pudiéramos confiar en nuestros instintos, si lográramos entender esos mensajes con los que nos habla el cuerpo, si le diéramos crédito a nuestra intuición, sin temores, sin prejuicios. . . Si reconociéramos la seguridad que nos brinda el afecto de los nuestros, sin tratar de imponer las formas. . .
Cada uno de nosotros tiene su historia personal y su propia manera de manejarla. Quizás cuando dejemos de creer que el otro actúa y reacciona de determinada manera solo conmigo, podremos practicar uno de los cuatro acuerdos que nos enseña Don Miguel Ruiz:
No te tomes nada personalmente”   
Y así podamos aprender a querernos un poco mas!
Ana Steimez
Astróloga
Lic. En Psicopedagogía

domingo, 10 de noviembre de 2013

El potencial de tu sol

Sos una persona única,  ¿Cuántas veces lo escuchaste?
Tenés potencialidades que solo vos podés regalar al mundo. ¿Cuántas veces lo oíste?
Estas acá para desarrollar esas capacidades propias que el universo te regaló, ¿cuántas veces lo leíste?
Pero. . . hay muchas opciones para descubrir tu misión en la tierra, hay muchas maneras que te pueden guiar para que logres desarrollar tus aptitudes. El tema es tomar la decisión de optar por una y romper con la inercia cómoda que nos ata a seguir con la comodidad de nuestras quejas y corrernos del lugar de victimas de las circunstancias.
Astrológicamente donde se ubique nuestro sol por signo, casas y aspectos es donde está nuestra vitalidad, nuestra fuerza creadora, nuestro impulso de vida, nuestra ambición. Nos puede dar pautas para acercarnos a nuestros objetivos más preciados, nuestras metas  alcanzar y la forma en que nuestro brillo personal puede desplegarse y alcanzar su esplendor.
Tu poder interno tiene forma y sentido, el problema es que muchas veces tratamos de cumplir con mandatos externos, con pautas familiares o sociales que se contraponen a nuestros verdaderos impulsos y ahí es donde la pelea interna se desarrolla.
Hay dos opciones, continuar siguiendo los mandatos que nos limitan y victimizan o tomar el volante de nuestras vidas y crear el espacio que nos de felicidad y plenitud.

Gracias por estar ahí

Ana Steimez
Astróloga
Lic. En Psicopedagogía

domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Conozco mis emociones?

A continuación transcribo pasajes  del libro de Daniel Goleman, Inteligencia Emocional, con la intención de reflexionar sobre la conciencia que tenemos de nuestras emociones, nuestros sentimientos, de la importancia de poder ponerlas en palabras.
“Según cuenta un viejo relato japonés, en cierta ocasión, un belicoso samurai desafió a un anciano maestro zen a que le explicara los conceptos de cielo e infierno. Pero el monje replicó con desprecio:
     ¡No eres más que un patán y no puedo malgastar mi tiempo con tus tonterías!
El samurai, herido en su honor, montó en cólera y. desenvainando la espada, exclamó:
     Tu impertinencia te costará la vida.
     ¡Eso —replicó entonces el maestro— es el infierno!
Conmovido por la exactitud de las palabras del maestro sobre la cólera que le estaba atenazando, el samurai se calmó, envainó la espada y se postró ante él, agradecido.
     ¡Y eso —concluyó entonces el maestro—, eso es el cielo!
La súbita caída en cuenta del samurai de su propio desasosiego ilustra a la perfección la diferencia crucial existente entre permanecer atrapado por un sentimiento y darse cuenta de que uno está siendo arrastrado por él. La enseñanza de Sócrates «conócete a ti mismo» —darse cuenta de los propios sentimientos en el mismo momento en que éstos tienen lugar— constituye la piedra angular de la inteligencia emocional.”
“. . .La toma de conciencia de las emociones constituye la habilidad emocional fundamental, el cimiento sobre el que se edifican otras habilidades de este tipo, como el autocontrol emocional, por ejemplo.
En palabras de John Mayer, un psicólogo de Universidad of New Hampshire que, junto a Peter Salovey, de Yale, ha formulado la teoría de la inteligencia emocional, ser consciente de uno mismo significa «ser consciente de nuestros estados de ánimo y de los pensamientos que tenemos acerca de esos estados de ánimo».> Ser consciente de uno mismo, en suma, es estar atento a los estados internos sin reaccionar ante ellos y sin juzgarlos. Pero Mayer también descubrió que esta sensibilidad puede no ser tan ecuánime, como ocurre, por ejemplo, en el caso de los típicos pensamientos en los que uno, dándose cuenta de sus propias emociones, dice «no debería sentir esto», «estoy pensando en cosas positivas para animarme» o, en el caso de una conciencia más restringida de uno mismo, el pensamiento fugaz de que «no debería pensar en estas cosas».
Aunque haya una diferencia lógica entre ser consciente de los sentimientos e intentar transformarlos, Mayer ha descubierto que, para todo propósito práctico, ambas cuestiones van de la mano y que tomar conciencia de un estado de ánimo negativo conlleva también el intento de desembarazamos de él.”
“. . .En opinión de Mayer, existen varios estilos diferentes de personas en cuanto a la forma de atender o tratar con sus emociones:
La persona consciente de sí misma. Como es comprensible, la persona que es consciente de sus estados de ánimo mientras los está experimentando goza de una vida emocional más desarrollada. Son personas cuya claridad emocional impregna todas las facetas de su personalidad; personas autónomas y seguras de sus propias fronteras; personas psicológicamente sanas que tienden a tener una visión positiva de la vida; personas que, cuando caen en un estado de ánimo negativo, no le dan vueltas obsesivamente y, en consecuencia, no tardan en salir de él. Su atención, en suma, les ayuda a controlar sus emociones.
Las personas atrapadas en sus emociones. Son personas que suelen sentirse desbordadas por sus emociones y que son incapaces de escapar de ellas, como si fueran esclavos de sus estados de ánimo. Son personas muy volubles y no muy conscientes de sus sentimientos, y esa misma falta de perspectiva les hace sentirse abrumados y perdidos en las emociones y, en consecuencia, sienten que no pueden controlar su vida emocional y no tratan de escapar de los estados de ánimo negativos.
Las personas que aceptan resignadamente sus emociones. Son personas que, si bien suelen percibir con claridad lo que están sintiendo, también tienden a aceptar pasivamente sus estados de ánimo y, por ello mismo, no suelen tratar de cambiarlos. Parece haber dos tipos de aceptadores, los que suelen estar de buen humor y se hallan poco motivados para cambiar su estado de ánimo y los que, a pesar de su claridad, son proclives a los estados de ánimo negativos y los aceptan con una actitud de laissez-faire que les lleva a no tratar de cambiarlos a pesar de la molestia que suponen (una pauta que suele encontrarse entre aquellas personas deprimidas que están resignadas con la situación en que se encuentran).”

Fuente: Daniel Goleman, Inteligencia Emocional, Capítulo IV

Monica Arbe
Consultora Psicológica
Especialización en Desarrollo Personal